domingo, 11 de octubre de 2009

EXPERIMENTO DE Masaru Emoto



Hay una película que tiene 2 partes la parte  1 que se llama ¿Y tu qué sabes? Y la parte 2 y tú que sabes dentro de la madriguera, habla de lo que ahora esta tan de moda  que es la física cuántica y sin embargo llevo años comprobándolo en carne propia para bien y para mal como es tan cierto que nosotros creamos nuestra realidad.

Aquí tenéis unas escenas de la película para que se vea que sucede con los estímulos mentales que se que se proyectan en el agua.

Debemos de tener mucho cuidado con nuestras emociones pues solo se puede avanzar y ser feliz proyectando cosas positivas. Para mi no es fácil sin embargo estoy trabajando con entusiasmo en ello, pues se que un uso inadecuado de nuestras emociones y nuestro pensamiento pueden enfermarnos, mental y físicamente, disfruten de estas escenas de la película.
Desde luego yo prefiero usar mis pensamientos e intención para ser feliz y estar sano. Esta claro eso depende unicamente de nosotros.

3 comentarios:

Javier dijo...

pues si se trata de seguir a nuestras emociones y sentimientos hay que pensar bien para no cometer errores...

la MaLquEridA dijo...

O sea, hay que pensar con la cabeza fría, para que así pensemos mejor.


Al menos es lo que yo hago.

Saludos Ricardo.

Alma Rosa dijo...

Estaba a punto de irme a dormir cuando recordé que te leí pero no pude vr el video... que bueno que lo hice...

Hace no más de 10 minutos escribí ésto en mis archivos secretos, hoy lo comparto contigo porque bien dices que hay conexiones que nos mueven...

--------------
Cómo agua de estanque..

Inmóvil, pestilente, sin brillo.

Que vacío se siente todo.

Si, vacío.

------------
Éstos últimos días han sido de emociones muchas mijo... mucha desesperación, incertidumbre, tristeza, impotencia... he llorado, me enojado y mucho, y mi valvula de presión ha estado a milímetros de salir expulsada....

No tengo la cabeza fría... de pronto la creatividad me falta y las ganas de decir lo que quiero, porque son momentos en que no sé que quiero.

Me preparo para evadir lo que viene porque sé que es doloroso pero no tanto para mí como lo será como otras personas.. pero bueno, yo también siento.

Con ese escrito que te puse ahí arribita me iría a acostar... mentiría si te dijera que lo he dejado... pero lo que acabo de ver me ha dejado mucho en que pensar... debo acomodar ideas... porque en definitiva tener agua revuelta y pestilente en mi cerebro, no es mi estilo.

Un abrazo.... gracias