miércoles, 16 de septiembre de 2009

El libro de la vida - Jiddu Krishnamurti -

Uno de los libros que aunque no leo con frecuencia me gustan y aportan mas. Es El Libro de La Vida de Krishnamurti, es un libro que consta de 365 relatos, Inspirado en la afirmación de Krishnamurti acerca de que la verdad se encuentra a través del vivir, este libro presenta 365 meditaciones, desarrolladas en 48 temas. Estas meditaciones abarcan cuestiones como la verdad, el pensamiento, el deseo, las creencias, el apego, la inteligencia, los sentimientos, la atención, el bien y el mal, entre otros temas, y tienen como eje de referencia los conceptos de libertas, transformación interior y el vivir plenamente.

A continuación les transcribo uno de esos relatos de su libro.

La vida tal y como la conocemos, nuestra vida cotidiana, es un proceso de devenir, de llegar a ser. Soy pobre y actúo con un objetivo en perspectiva, el cual es llegar a ser rico. Soy feo y quiero volverme atractivo. Por lo tanto mi vida es un proceso de llegar a ser alguna cosa. La voluntad de ser es la voluntad de devenir, en diferentes niveles de conciencia, en diferentes estados; en ello hay reto, respuesta, hay un nombrar un registrar.

ahora bien este devenir luchar, es dolor, ¿verdad? Es un esfuerzo constante: soy esto y quiero llegar a ser aquello.

1 DE FEBRERO
<

3 comentarios:

Alma Rosa dijo...

CREO QUE ESTE COMENTARIO SERA LARGO PORQUE ME HA LLEGADO.

sabes, desde que murio mi padre y mis hermanos y yo tuvimos que trabajar para ayudar a mi mamá, y tras ver la peor cara de la gente por muchas cosas que pasaron y que pudieron ocasionar que nos derrumbaramos en mi familia algo brotó y fueron precisamente las enseñanzas de mi padre, nunca darnos por vencidos por si, tomar reposo para organizar nuestras ideas para desarrollarlas lo mejor posible....

Eso hasta hace poco lo entendí a plenitud porque hubo un episodio que nunca se me olvidará y no lo olvidaré porque no quiero, porque ha sido la base para mi desarrollo y mi superación...

Cierta ocasión en la que una tía me iba a inscribir a la secundaría y haciendo fila para dejar papeles, yo hablaba con ella de lo fantástico que era que me hubieran aceptado en una escuela tan distinguida y de excelente nivel ( en esa escuela solo entraban los más listos y bien acomodados), yo me sabía lista pero no pudiente como el resto de los niños que iban ahí, pero hacerme menos nunca ha sido lo mio, siempre e alguna u otra forma he sobresalido por lo que hago, no por lo que poseo.

Pero bueno, ahi estaba yo con una faldita blanca y una blisa rosa que era de mi hermana y me quedaba grande... llevaba unas sandalias y mi cabello con una tiara.

Justo adelante de mi tía y yo, había una niña linda, piel fina, chaparrita como yo y bien vestida ( niña rica como decimos acá)... recuerdo que le sonreí, al final lo que quería era ir haciendo amigos porque ESA SERÍA MI ESCUELA Y ELLA PODRÍA SER MI AMIGA.... lo que la niña hizo fue mirarme de pies a cabeza y decirme " y tu de que rancho vienes", no fue lo que dijo, sino la forma en la que lo dijo, era así como de desprecio, como de mmm como te diré como con el afan de hacerme menos.

Claro que sentí como el latigazo pero yo estaba más feliz porque me hubiera hablado que de inmediato se me olvido lo que sentí.... y le respondí.. " no es rancho, pero casi casi, jeje es un ejido que se llama compuertas" ( un ejido es como un pueblo humilde situado lejos de la zona urbana), ella me miro y solo dijo " de un ejido??? y porque estás en esta escuela, aquí solo venimos los chicos de ciudad", y yo le dije que porque había sacado buenas calificaciones y me habían regalado una beca para estudiar"... le pregunté en que salón le había tocado y ya no respondió, me dio la espalda y siguió.

cada vez que me la topaba en la escuela le sonreía pero ella seguía en la misma actitud, y dije, pues total ella se lo pierde y no me sentía humillada.

Ahí conocí ese lado hiriente de la gente y ya más grande recordé sus palabras justo cuando tuve mi primer empleo, el cual no pedí, me lo dieron y lo acepte... mi jefa inmediata dijo lo que aquella niña, solo que con palabras de "adulto"... los de rancho nunca durán, tienen que ir a arrear vacas".

jojoj yo le respondí ya lo había hecho y por eso quería hacer algo diferente y que estaba ahí para hacerlo.... tiempo despues ella renunció y yo seguí...

Cuando la niña aquella de la secundaria me dijo aquellas palabras yo en mi mente repetí estas otras ... """esta será la gasolina que le imprimirá fuerza a mi cohete espacial, y al rato cuando me vean volar sabran que pude lograrlo". .. esas mismas palabras pronuncié esa tarde con mi jefa.... y son las palabras que digo cuando me despierto.

..... hasta ahí la historia.

Alma Rosa dijo...

Muchas veces he querido más para compartir más con quienes quieron... muchas veces he querido ser mas bonita porque... ¡¡¡QUE MUJER NO QUIERE SER MÁS BONITA!!!! muchas veces he querido ser reconocida.... pero a todo eso, le gana mi deseo de SER, de ser alguien de provecho que sea útil, que rompa el esquema y lo estoy logrando y así seguirá siendo, porque así quiero que sea, porque "ésta es la gasolina que le imprime fuerza a mi cohete espacial, y al rato cuando me vean volar sabran que pude lograrlo".

Muchos me han visto volar, y lo seguirán viendo.

No he leído ese libro, pero no se si sea mi instinto, mis ideales, mis sueños, mis deseos, mi propósito en esta vida lo que me indican que no he equivocado mucho el rumbo, y si bien es cierto en algún momento mi afán eran ser siempre la mejor sin importar cansancio o malas caras, me llevaron a ser DEMASIADISIMO EXIGENTE conmigo misma y con el resto, al grado de no aceptar errores, ahora, con la madurez que solo dan los años y la experiencia, he aprendido que se logra más pidiendo las cosos por favor y de buena gana, que exigiendo y amenazando... ( porque eso hice muchas veces).

Estoy en un proceso de reconciliación conmigo misma y con mi entorno, porque no deseo que sigamos como dice Jiddu creando una sociedad basada en la violencia, el resentimiento y en el odio... de verdad yo quiero hacer algo para bien y contagiar a la gente que me rodea, y sé que esto amerita trabajo pero con uno, solo uno que me siga y que a su vez logre que otros lo sigan, sé que mi cometido se cumplirá y entonces sí, volare y volaré y si no no me mirán, tendré la plena certeza de que yo sí me vi emprender el vuelo.

Perdona el monton de letras pero me inspiré jejejejejejej, estoy me llegó.

Un abrazo.

Guzmán. dijo...

Jiddu Krishnamurti y las Organizaciones:

"Quizás recuerden ustedes la historia de cómo el diablo y un amigo suyo estaban paseando por la calle cuando vieron delante de ellos a un hombre que levantaba algo del suelo y, después de mirarlo, se lo guardaba en el bolsillo. El amigo preguntó al diablo:

"¿Qué recogió ese hombre?" "Recogió un trozo de la Verdad", contestó el diablo. "Ese es muy mal negocio para ti, entonces", dijo su amigo. "Oh, no, en absoluto", replicó el diablo, "voy a dejar que la organice".

Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ese es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La Verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada; ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente a lo largo de algún sendero en particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán cuan imposible es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. Esto es lo que todo el mundo trata de hacer. La Verdad se empequeñece y se transforma en un juguete para los débiles, para los que están sólo momentáneamente descontentos. La Verdad no puede rebajarse, es más bien el individuo quien debe hacer el esfuerzo de elevarse hacia ella.

Ustedes no pueden traer la cumbre de la montaña al valle. Si quieren llegar a la cima de la montaña, tienen que atravesar el valle y trepar por las cuestas sin temor a los peligrosos precipicios. Tienen que ascender hacia la Verdad, esta no puede "descender" ni organizarse para ustedes. El interés en las ideas es sostenido principalmente por las organizaciones, pero las organizaciones sólo despiertan el interés desde afuera.


Fragmento del discurso de disolución de la La Orden de la Estrella de Oriente. (2 de Agosto de 1929)

http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/